Una huella imborrable. Antonio Llidó, el sacerdote detenido-desaparecido

Autor: Mario Amorós

Editorial: Pehuén

Reseña: El valenciano Antonio Llidó es el único sacerdote detenido desaparecido de los seis asesinados en dictadura en Chile. Llegó a Quillota en julio de 1969 y muy pronto se comprometió con los sectores más humildes con un trabajo pastoral, social y pedagógico. Su valiosa correspondencia, desconocida en Chile hasta ahora, y los testimonios de las cuarenta y cinco personas entrevistadas por el autor describen cómo vivió, cómo sintió aquellos años determinantes, con su aproximación a la Unidad Popular primero y al Movimiento de Izquierda Revolucionaria después, con su participación en la fundación y desarrollo de Cristianos por el Socialismo. Sancionado por el obispado de Valparaíso en 1972, decidió permanecer en Chile, una opción que reafirmó incluso después del golpe de Estado, cuando llegó a Santiago para participar en la Resistencia clandestina.

10.000 CLP