Movimientos antisistémicos y cuestión indígena en América Latina. Una visión desde la larga duración histórica.

Autor: Carlos Aguirre Rojas

Editorial: Quimantú

Reseña: Hace bastante tiempo que los movimientos sociales dan que hablar en América Latina. Entre los que destacan, sin lugar a duda, los movimientos indígenas. ¿Pero cuáles son y cómo se configuran? ¿Qué los hace realmente antisistémicos? ¿Cuál es la especificidad de los movimientos sociales indígenas? Es lo que Carlos Aguirre se propone responder en Movimientos antisistémicos y cuestión indígena en América Latina. Una visión desde la larga duración histórica.

Para ello, recoge el pensamiento crítico desplegado por autores tales como Karl Marx, Immanuel Wallerstein, Fernand Braudel, valiéndose además, de diversos comunicados y documentos elaborados por el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), entre otros.

Es sobre la base teórica anteriormente descrita que Carlos Aguirre despliega un balance de los movimientos sociales antisistémicos presentes en América Latina. Se refiere a movimientos urbanos como lo son el movimiento piquetero en Argentina, cierto sector del Barrio 23 de Enero de Caracas, otros movimientos campesinos como las bases del Movimiento Sin Tierra de Brasil, parte de los paros agrarios y campesinos en Colombia, junto a movimientos indígenas tales como el movimiento zapatista en México, el movimiento mapuche en Chile, el sector amazónico de la CONAIE en Ecuador o el movimiento indígena del Cauca en Colombia, entre otros.

Nos hallamos ante una propuesta realmente anticapitalista y antisistémica, más amplia inclusive, que la desarrollada durante la Otra Campaña años atrás. Por otro lado, la candidatura indígena es también sintomática de las mutaciones desencadenas en los movimientos sociales indígenas y no indígenas a partir de la Revolución Cultural Mundial de 1968, un momento de crisis donde Carlos Aguirre reconoce al menos cinco curvas evolutivas de muy larga, larga o mediana duración según cada caso, que han configurado no sólo al EZLN, sino que a los diversos movimientos sociales realmente anticapitalistas y antisistémicos contemporáneos.  

5.000 CLP
Please select variants first